domingo, 10 de marzo de 2013

Médico Polémico y Director de Medios de un Canal dedicado al Autismo demuestran tener la razón


Estamos incluyendo el siguiente artículo porque como educadores en el hogar, una de las cosas que rehabilitamos es nuestra capacidad de cuestionar y profundizar sobre temas que afectan a nuestros hijos. Cada cual debe ser capaz de ponderar cualquier tema y llegar a sus propias conclusiones. Se dice que saber es poder. Por tanto, no es raro que quienes ostentan un poder que depende de nuestra debilidad, no vean con buenos ojos que aumente nuestro saber. No asumimos una postura particular en torno a la vacunación, pues es una prerrogativa íntima de cada familia. 

08 de marzo 2013 Austin, TX

Dos acontecimientos históricos: una concesión administrativa en el Tribunal de la Vacuna de EE.UU., y un trabajo científico pionero - confirman que el médico, científico y Director del AMC, el Dr. Andrew Wakefield, y los padres estaban en lo cierto.

En una reciente publicación del 13 de diciembre 2012 una decisión de la corte contra la vacuna, cientos de miles de dólares fueron otorgados a Ryan Mojabi, [i] , cuyos padres habían descrito cómo "la vacuna MMR" había causado un daño "grave y debilitante en su cerebro, diagnosticado como Trastorno de Espectro Autista ('ASD')".

Más tarde ese mismo mes, el gobierno sufrió una segunda derrota importante cuando la joven Emily Moller, desde Houston, ganó una indemnización, después de sufrir una lesión cerebral relacionada con la vacuna, que una vez más, implicaba una vacuna MMR triple vírica que indujo al autismo como resultado.

Los casos subsiguientes siguieron, con peticiones similares exitosas en los tribunales italianos y estadounidenses (incluyendo Hannah Poling [ii] , Bailey Banks [iii] , Misty Hyatt [iv] , Kienan Freeman [v] , Valentino Bocca [vi] , y Julia Grimes [vii] ), en el que los gobiernos concedieron o el tribunal dictaminó que las vacunas habían causado daño cerebral. A su vez, esta lesión condujo a un diagnóstico de ASD (Autism Spectrum Disorder/ Trastorno de Espectro Autista). La vacuna MMR fue el denominador común en estos casos.

Y hoy en día, los científicos y médicos de Wake Forest University, Nueva York, y Venezuela, reportaron hallazgos que no sólo confirman la presencia de enfermedad intestinal en los niños con autismo y síntomas intestinales, sino que también indican que esta enfermedad puede ser nueva. [viii]

Utilizando sofisticados métodos de laboratorio Dr. Steve Walker y sus colegas respaldan las conclusiones originales de Wakefield, mostrando los cambios moleculares en los tejidos intestinales de los niños que eran fácilmente identificables y claramente anormal.

Desde 1998 el Dr. Wakefield descubrió y reportó sobre la enfermedad intestinal en niños con autismo. [ix] Sobre la base de las historias clínicas de los niños, Wakefield vinculó sus  enfermedades y su regresión autista con la vacuna triple vírica MMR contra el sarampión, paperas y rubéola. Desde entonces ha sido objeto de implacables ataques personales y profesionales por parte de los medios de comunicación, gobiernos, médicos y la industria farmacéutica. A raíz de las denuncias manifiestamente falsas y altamente perjudiciales de fraude científico por el periodista británico Brian Deer y el British Medical Journal, el Dr. Wakefield está llevando a cabo acciones por difamación en contra de ellos en Texas. [x]

Mientras que estudios repetidos a través del mundo entero confirman la enfermedad intestinal de Wakefield en los niños autistas [xi] y su posición de que los estudios de seguridad de la vacuna MMR no son adecuados, [xii] la carrera del Dr. Wakefield ha sido destruida por acusaciones falsas. A pesar de ello, continúa trabajando incansablemente para ayudar a resolver la catástrofe del autismo.

La incidencia del autismo se ha disparado a un riesgo de alrededor de 1 en 25 para los niños nacidos hoy. Mientras tanto, los gobiernos, en ausencia de cualquier explicación y temiendo la pérdida de confianza del público, siguen negando la relación vacuna-autismo a pesar de las concesiones en los tribunales en torno a la vacuna.

Hablando desde su casa en Austin, Texas, el Dr. Wakefield dijo, "Debe haber poca duda de que las vacunas pueden y de hecho causan autismo. En estos niños, la evidencia de una reacción adversa que implica lesión cerebral después de la vacuna MMR triple vírica que deviene en un diagnóstico de autismo es convincente. Ahora es una cuestión del número de muertos. La historia de los padres estaba en lo cierto. Los gobiernos deben dejar de jugar con las palabras, mientras los niños siguen siendo dañados. Mi esperanza es que el reconocimiento de la enfermedad intestinal de estos niños conducirá al alivio de su sufrimiento. Esto raya en la impuntualidad, hace mucho mucho tiempo. "




El Dr. Andrew Wakefield es un autor “Best Seller”, fundador de la investigación sobre el autismo sin ánimo de lucro Strategiic Autism Iniciative (Iniciativa Estratégica de Autismo) (SAI), y Director del Autism Media Channel (Canal de Autismo Media).

Ver:

"La identificación de perfil único de la expresión génica en niños con trastorno del espectro autista regresivo (ASD) y Ileocolitis" PLOS ONE 08 de marzo 2013, disponible en línea en:http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0058058

Para ver una entrevista exclusiva con uno de los principales autores del estudio, el Dr. Arthur Krigsman, vaya al Autism Media Channel.







[Viii] Walker S., Fortunado J, Krigsman A., L. González identificación de perfil único de la expresión génica en niños con Trastorno del Espectro del Autismo Regresivo (ASD) y Ileocolitis.http://www.plosone.org/article/info% 3Adoi% 2F10.1371% 2Fjournal.pone.0058058

[Ix] Wakefield AJ. Insensible desprecio: El autismo y las vacunas - La verdad detrás de la tragedia. 2010. Skyhorse Publishing, Nueva York, NY. Capítulo 1, notas 1 y 4, p.20

[X] Para ver www.DrWakefieldJusticeFund.org Declaraciones Juradas

[Xi] Wakefield AJ. Hacer la guerra en los niños autistas. 2012 Skyhorse Publishing Nueva York, NY. Capítulo 2, notas 2-11, pp.255-256

[Xii] Jefferson T et al, los eventos no intencionales tras la vacunación con MMR: una revisión sistemática. Vacuna 21 (2003) 3954-3960

No hay comentarios:

Publicar un comentario